Costa rica y colombia

27 Nov Costa Rica y Colombia Enero/18

 Del 20 de enero al 3 de febrero de 2018

Sábado, 20 de enero de 2018 – MADRID – BOGOTÁ – SAN JOSÉ  (vuelo)

Presentación en el aeropuerto de Madrid en los mostradores de facturación de AVIANCA, al menos tres horas antes de la salida, para los trámites de facturación y embarque. La salida de nuestro  vuelo AV027  con la Cía AVIANCA es a las 08:05 hrs desde el aeropuerto de MADRID BARAJAS, con aterrizaje en el aeropuerto de Bogotá a las 12:12 hora local. Tomaremos el vuelo AV690 en dirección al  Aeropuerto de San José de Costa Rica a las 14:35 hrs, con llegada al aeropuerto de SAN JOSÉ (Aeropuerto Internacional Juan Santamaría) a las 15:55 hora local. Encuentro con nuestro guía para iniciar nuestra aventura en este lindo país ¡Bienvenidos a Costa Rica!. Traslado a nuestro hotel en la capital del país para acomodarnos y tomarnos un descanso tras los vuelos. El corazón de la cultura tica reside en San José, donde se halla la Universidad, los intelectuales, los artistas y los políticos. Sin ser una capital bella, Chepe, como se la conoce cariñosamente, cuenta con una elegante arquitectura colonial española y neoclásica, barrios arbolados, museos interesantes y una vida nocturna electrizante. La población es 65% de origen europeo, con menos población indígena que otros países centroamericanos.  Su fundación data de 1738-9 y debe su nombre a una primera ermita erigida en honor a San José de Nazaret. Tuvo categoría de ciudad en 1813 a propuesta de las Cortes de Cádiz. La historia de la capitalidad de Costa Rica es la historia de una sucesión de conflictos que conformaron este país centroamericano desde el S. XIX hasta la actualidad. San José es el crisol donde se concentran todos los elementos que conforman Costa Rica, un país donde la armonía entre Naturaleza y Hombre son referencia en las Américas.

Costa Rica es capital del ecoturismo de aventura, una tranquila y verde joya, un país que disfruta de una gran biodiversidad, con infraestructuras de primer nivel, iniciativas sostenibles y sin ejército permanente desde 1948, cuando se determinó que los fondos de Defensa se destinaran a Educación, Sanidad y Medio Ambiente. La variedad de fauna en este paraíso es enorme. Los tucanos pico iris se desplazan entre los árboles y los guacamayos escarlata canturrean durante sus vuelos. Si eres observador distinguirás un oso perezoso en una rama o los ojos y el hocico de un caimán asomándose en la superficie de un manglar; si además cuentas con buen oído escucharás la llegada de una manada de capuchinos de cara blanca o los reconocibles gritos de un mono aullador. Hay mariposas bellísimas revoloteando entre los árboles engalanados de orquídeas y peces tropicales, tiburones, mantarrayas y delfines en las costas. Un sueño para cualquier amante de la Naturaleza.  Cena y alojamiento en STUDIO HOTEL.

Domingo, 21 de enero de 2018 – SAN JOSÉ – PARQUE NACIONAL TORTUGUERO

A primerísima hora de la mañana, en torno a las 06:15 AM estaremos preparados en el hall del hotel para iniciar nuestro recorrido hacia la zona del Caribe. Los servicios contratados  para todo el grupo en el Parque Nacional Tortuguero, hacia donde nos encaminamos, comienzan en el mismo San José: un transporte regular (colectivo) nos trasladará por carretera en dirección hacia el puerto de embarque. Tendremos una parada para tomar el desayuno en el Restaurante El Ceibo (en ruta). En nuestro recorrido podremos observar  desde nuestro autobús las bellezas del Parque Nacional Braulio Carrillo, uno de los parques nacionales más grandes del país. Asomarse a este parque permite imaginar Costa Rica en los años cincuenta, cuando un 75% de la superficie del país estaba cubierta completamente de bosques: abruptas colinas repletas de árboles altísimos sólo interrumpidas por torrentes y cañones. Su extraordinaria biodiversidad se debe a las variaciones de altitud: desde los vaporosos 2906 m. de bosque nuboso del volcán Barva hasta las exuberantes y húmedas llanuras de la vertiente atlántica. Nuestro autobús nos dejará en una plataforma de embarque, donde cambiaremos de transporte. A nuestro Lodge únicamente podemos llegar por vía fluvial, así que tomaremos una embarcación para trasladarnos hacia nuestro punto de destino por los Canales de agua de Tortuguero, en un recorrido de aproximadamente hora y media. Durante esta exótica travesía tendremos oportunidad de tomar contacto con la fauna y flora  de la zona y observar aves, monos, tortugas y cocodrilos. Almuerzo en nuestro Lodge.

La tarde está consagrada a la necesaria visita del pueblo de Tortuguero. Todo este área sólo es accesible por aire o agua; este bullicioso y pintoresco pueblecito con hondas raíces afrocaribeñas es conocido sobre todo por atraer grandes cantidades de tortugas marinas. No las veremos puesto que la temporada alta para observarlas es julio y agosto. Tortuguero, en plena selva tropical, tiene a un lado el río Tortuguero y al otro los canales por los que pasearemos en el día de mañana. Aquí no hay coches, así que la gente se mueve en bicicleta o andando. Encontramos aquí población mestiza (ticos) y también afrocaribeña, que emigró principalmente desde Jamaica. Aunque también hay inmigrantes de Nicaragua y de otros países del mundo (americanos, australianos, alemanes, españoles y sudamericanos) subyugados por el ambiente desenfadado del pueblo. Son gentes abiertas y expresivas, muy relajados, que gustan del baile y de la música a todo trapo. El aspecto del pueblo es algo pobre; con calles de tierra sin asfaltar y con casas mayormente humildes. Nos llamará la atención observar que apenas hay ancianos entre sus pobladores y que se ven muchos niños. Durante nuestro paseo con nuestro guía haremos una parada para refrescarnos con agua de coco fría. Nuestra visita vespertina a este tranquilo lugar la acabaremos en el Sea Turtle Conservancy  (STC) Museo y Centro de conservación de la tortuga marina. Se encuentra a 200 m al norte del pueblo; la primera organización de Tortuguero dedicada a la conservación de las tortugas gestiona un centro de investigación, otro de visitantes y un museo. La exposición se centra en todo lo relativo a la tortuga, incluido un video de 20 minutos sobre su conservación. Los voluntarios que participan activamente colaboran en el anillado de tortugas, conteo de huevos, recogida de datos biométricos y ayudan con redes de niebla y el conteo. Cena y alojamiento en el EVERGREEN LODGE (Ecolodge).

Lunes, 22 de enero de 2018 – PARQUE NACIONAL DE TORTUGUERO

Desayuno buffet en nuestro Lodge. Hoy dedicaremos la mañana a descubrir el parque en botes o lanchas que nos proveerá la organización. Recorreremos los Canales de Tortuguero durante la mañana para observar las aves y los animales que pueblan esta región (tortugas, cocodrilos, monos, perezosos, loros, lapas, tucanes, etc.) según la temporada. La mejor forma de conocer Tortuguero es mediante transporte fluvial, como lo hemos previsto, el modo de sacar el mejor partido a nuestro pequeño safari por estos humedales. Cuatro senderos acuáticos zigzaguean por el Parque Nacional; el río Tortuguero, ancho y hermoso suele cubrirse de nenúfares y lo frecuentan aves acuáticas. El Parque Nacional Tortuguero se extienden a lo largo de 311 km2. Es una de las zonas más lluviosas del país. La zona protegida se adentra en el Caribe hasta unos 5200 hectáreas de hábitat marino. Apodado “el mini-Amazonas”, este parque alberga una biodiversidad impresionante que incluye más de 400 especies de aves, 60 especies conocidas de ranas, 30 especies de peces de agua dulce y 3 de monos, además del amenazado manatí antillano. Es la zona de cría de tortuga verde más importante del Caribe: cada temporada llegan unas 400.000 para desovar (recordemos que la época de cría anual es julio y agosto, en enero no las veremos). De las ocho especies de tortugas marinas que hay en el mundo, seis de ellas crían en Costa Rica y cuatro, en Tortuguero. Casi todas las tortugas comparten un instinto que las impele a volver a la playa en la que nacieron para desovar. Con frecuencia, la capacidad de una tortuga para reproducirse depende de la salud ecológica de su hábitat primigenio.  La tortuga excava con las aletas un hoyo en la arena y pone de 80 a 120 huevos; lo cubre de arena para protegerlos (incluso creando nidos falsos para confundir a depredadores) después se echa al mar y los huevos quedan a su suerte. Al cabo de unos 60 días las crías rompen sus cascarones y se arrastran hacia el mar en grupos pequeños, tan deprisa como pueden para evitar la deshidratación y a los depredadores; una vez en el mar deben nadar al menos 24 h para llegar a aguas profundas. Organizaciones de voluntarios muy vigilantes patrullan contra la caza furtiva. Tortuguero rebosa vida animal; no sólo es conocido por su población  de tortugas; el visitante encontrará monos aulladores en las copas de los árboles, ranas e iguanas verdes que corretean entre las raíces tubulares y a los imponentes tarpones y los  amenazados manatíes por el agua. Tortuguero es también un paraíso para los observadores de aves. El parque es rico en zancudas, garcetas, jacanas y 14 clases de garzas reales, amén de especies como el martín pescador, el tucán y el hocofaisán. En la época que visitamos el parque también podemos descubrir al muy buscado guacamayo verde. Almuerzo en nuestro Lodge.

Por la tarde la dedicaremos al esparcimiento, la relajación y a disfrutar de las instalaciones de nuestro ecolodge. Daremos con nuestro guía un paseo o caminata por los senderos del Lodge para conocer mejor el entorno. Al finalizar podemos refrescarnos en la piscina del lodge, o bien disfrutar de un circuito de tirolinas (dependiendo de su disponibilidad; ojo, no son gratuitas; el costo es de alrededor de 30 USD y se reservan directamente en el hotel), kayaks, o de un bar en la planta alta con vistas al río. Cena y alojamiento en el EVERGREEN LODGE (Ecolodge).

Martes, 23 de enero de 2018 – PARQUE NACIONAL DE TORTUGUERO – PARQUE NACIONAL VOLCÁN ARENAL

Desayuno en el hotel. Nuestra visita a este relajado paraje va a tocando a su fin y debemos continuar camino recorriendo más bellezas de Costa Rica. Nos quedan unas horas para llegar a nuestro destino en el día de hoy. Nos dirigiremos hacia el Parque Nacional Volcán Arenal. Iniciaremos viaje muy temprano volviendo sobre los canales de Tortuguero en nuestras embarcaciones hacia el muelle de embarque. Una vez en tierra subiremos a nuestro autobús para continuar hacia el área de Guápiles. En este punto disfrutaremos del AlmuerzoContinuaremos en carretera y haremos una parada para disfrutar de un Tour de chocolate en la Isla Inn. En un país como Costa Rica, productor de uno de los cacaos de mayor calidad del mundo, no podíamos dejar de disfrutar de una degustación de chocolate  y conocer al tiempo su historia y la cultura que rodea a este bien preciado que como sabéis llegó a España desde territorio americano. Conoceremos la forma en que el producto ha evolucionado desde tiempos precolombinos. Conoceremos la planta del cacao y su impacto en la región y su influencia en la economía global a través de la historia. Degustaremos el chocolate en varias de sus formas de presentación. Podremos degustar el fruto fresco del cacao, o sus semillas una vez transformadas. Tomaremos la bebida de los dioses, la bebida tal y como la preparaban los indígenas que fue como la probaron por vez primera los españoles allá por el siglo XVI. Ya en Europa el chocolate cambió de aspecto, transformado en barras, huevos de pascua o finos bombones. Un paseo sensorial para los amantes de la buena comida, el chocolate, la historia y la cultura del cacao.

Al acabar la experiencia de chocolate continuaremos nuestro viaje hacia uno de los paisajes más encantadores de Costa Rica, Arenal. Todo el área del volcán Arenal es mágica y nos seducirá, sin duda alguna. Porque el Parque Nacional Volcán Arenal al que mañana dedicaremos prácticamente todo el día es uno de esos paraísos imprescindibles que hay que visitar sí o sí. Este parque se encuentra dentro del Área de Conservación Arenal, que protege la mayor parte de la cordillera de Tilarán. Esta zona es escarpada y heterogénea, llena de fauna y entrecruzada de senderos. Durante un gran período de la historia moderna el Arenal, que se eleva 1.633 m. sobre el nivel del mar, ha sido un volcán inactivo rodeado de fértiles tierras de cultivo. Sin embargo, durante 42 años, desde su violenta erupción de 1968 hasta su entrada en reposo en 2010, Arenal fue una impresionante maravilla natural permanentemente activa que producía columnas de ceniza, explosiones y ríos de lava prácticamente a diario.  Aunque las vistas de coladas de lava han desaparecido, Arenal es un destino que merece la pena por el denso bosque que cubre sus laderas y estribaciones más bajas y por la forma cónica de su pico, a menudo cubierto de nubes. La visión del volcán Arenal desde nuestro hotel es impagable. Sabed, viajeros, que en momento de escribir este programa allá por el mes de junio de 2017, noticias recogidas en prensa apuntan a que, pese a estar en estos momentos inactivo el volcán, sí que se han detectado columnas de vapor muy vistosas lo que nos da una idea de que el corazón del volcán aún late vivo; ahí adentro, pegado a la tierra hay calor en su sistema y cualquier año puede entrar de nuevo en actividad. Sin duda uno de los atractivos del destino Arenal está vinculado al mismo corazón del volcán, pues los manantiales de aguas termales curativas se ofrecen al viajero en todo el área, también disponibles donde pernoctaremos. Podremos disfrutar de Titokú Aguas Termales  (estrictamente bajo petición, capacidad máxima de 80 personas – el viajero interesado debe comunicarlo a la agencia de viajes al hacer al inscribirse en el viaje – ya que hay que hacer la reserva con antelación)  unas instalaciones que forman parte del hotel. Tras realizar el check-in en nuestro alojamiento de todo el grupo, aquellos que lo deseen podrán trasladarse con el autobús hacia las Aguas Termales Titokú. El hotel ofrece 8 diferentes piscinas de agua termal. Cada piscina tiene una temperatura diferente y un diverso tamaño (entre 6 y 20 personas, dependiendo de la piscina). Titokú cuenta con área de recepción, sala de espera, bar, baños, vestuarios y casilleros a disposición del viajero. Aquellos que no deseen trasladarse para disfrutar del baño en Titokú también pueden utilizar otras instalaciones en el mismo hotel con piscinas más pequeñas de agua termal. En cualquier caso, son ideales para reducir y quitar el estrés mientras recibimos todos los beneficios de esta fuente natural en nuestros cuerpos. Alojamiento en el Hotel Arenal Kioro Suites & Spa.

Miércoles, 24 de enero de 2018  – PARQUE NACIONAL VOLCÁN ARENAL

Desayuno en el hotel. Nos preparamos para iniciar un día de los más intensos de nuestro circuito. Como sabéis, este viaje es particularmente activo y se precisa estar acostumbrado a caminar e ir bien pertrechado con calzado senderista o media montaña, impermeables y pantalón largo. Tampoco debemos olvidar el protector solar y el repelente de insectos. Los senderos no son complicados (de entre los destacados hay uno que lo es un poco más difícil, “Las Coladas”, y otro más sencillo, “Heliconias”. Hay un sendero universal que se abrirá pronto, que puede recibir discapacitados y hay otro, “el Ceibo” que no recorreremos) pero sí dedicaremos el tiempo indispensable a caminar por estos parajes en Costa Rica. Nos adentraremos con nuestro guía  en los senderos del Parque Nacional Volcán Arenal donde podremos adentrarnos en el bosque y atestiguar los efectos que la actividad volcánica ha tenido en los ecosistemas de la zona. Nos trasladaremos a la parte noroeste del volcán. El Tour comienza con una caminata que nos permite irnos adentrando en el precioso bosque tropical, donde descubriremos también unos árboles que nos llamarán poderosamente la atención. Dependiendo de la actividad que pueda ofrecer el volcán y de la climatología elegiremos el sendero más adecuado. Observaremos la gran variedad de plantas, vida silvestre y las magníficas formaciones de piedras de lava y el Lago Arenal. El Parque Arenal presenta diferentes ecosistemas, dividiéndose en cuatro zonas de vida: bosque muy húmedo, bosque muy húmedo premontano, bosque pluvial montano y bosque pluvial montano bajo. Encontraremos numerosas especies de flora, como el guayabo del monte, cocobolo, níspero, pilón, diferentes tipos de palmas y mucho más. Y entre la fauna que podríamos encontrarnos, el tepezcuinte, el venado, el pizote, el perezoso, serpientes de diversas clases; o aves como la lora, el perico, el quetzal, colibríes y un largo etcétera. No obstante, tampoco es un área donde la observación animal sea importante, ya que muchas de estas especies no se dejan ver. El protagonismo fundamentalmente es el paisaje y el ambiente, en torno al volcán. Sorprende cómo la vegetación ha crecido alrededor de su cráter creando un manto verde que le otorga un gran atractivo. Nuestro guía nos proveerá con información interesante con respecto a la historia de este majestuoso volcán y del mismo Parque Nacional Volcán Arenal que visitamos.

Tras esta experiencia y después de reponer fuerzas seguiremos con nuestra aventura en Arenal, para descubrir el Parque Nacional desde un punto de vista claramente diferente visitando el Costa Rica Sky Adventures Arenal Park. En concreto disfrutaremos de un par de experiencias en el parque para admirar la naturaleza que nos rodea sin realizar ningún esfuerzo físico importante, en el punto justo donde la naturaleza exhibe toda su magia. Comenzaremos con el Sky Tram, unos pequeños teleféricos (aquí llamados “góndolas”) que ascienden por las montañas hasta llegar a una plataforma de observación en el punto más alto de la reserva, que nos permitirá disfrutar de un paisaje formidable e incluso con oportunidad de caminar por un corto sendero. El Sky Tram está ubicado sobre uno de los mejores bosques de Costa Rica. Desde lo más alto otearemos el horizonte, admirándonos de la belleza natural de la selva tropical, el volcán y el lago.  Al acabar, seguiremos en el parque para iniciar otra experiencia única: Sky Walk. Una serie de Senderos y Puentes Colgantes que nos permite convivir con la flora y fauna del bosque; con una visión del bosque desde un punto de vista diferente, que comienza con una hermosa caminata explorando los suelos del bosque para luego encontrarnos diseccionando y explorando las copas de los árboles. El recorrido lo haremos sobre unas plataformas y puentes suspendidos y senderos, disfrutando de una vistas inolvidables desde las alturas. Algunos de estos puentes suspendidos han sido colonizados por los propios árboles, cubriéndolos con ramas y lianas. Al acabar las visitas regresaremos a reponer fuerzas y descansar. Cena y alojamiento en el Hotel Arenal Kioro Suites & Spa.

Jueves, 25 de enero de 2018 – PARQUE NACIONAL VOLCÁN ARENAL – PARQUE NACIONAL MANUEL ANTONIO

Desayuno en el hotel. En nuestro periplo por la encantadora Costa Rica, dejamos atrás el Parque Nacional Volcán Arenal, pero seguimos descubriendo sorprendentes lugares de esta tierra única. Tomaremos nuestro autobús para dirigirnos a nuestra última etapa en el país, no sin antes disfrutar una experiencia especial en el entorno del río Tarcoles. Nos adentraremos en la selva para explorar un río muy conocido por los cocodrilos que lo habitan. Tenemos preparado un Safari Cocodrilos en el Río Tarcoles, para poner un poco de aventura  con un punto de adrenalina en nuestro circuito. Nos movemos muy cerca de la costa pacífica (cerca de Playa Herradura y Jacó) por el Río Grande de Tarcoles para observar una de las más grandes colonias de cocodrilos en el mundo (cocodrilos americanos -Crocodylae, C. acutus- ) y uno de los manglares más ricos y biológicamente diverso de toda la costa del Pacífico Central, con cierto aroma “jurásico”; un área importantísima de este país para la conservación de la lapa roja (guacamayo escarlata). Durante el recorrido en bote ingresamos al Canal de Guacalillo, un estuario donde se encuentra un ecosistema con cuatro especies de manglares (el negro, el rojo, el blanco y el botoncillo) que constituye un importante refugio para la lapa roja. Este ecosistema es un importante lugar de anidamiento para las aves y es zona de nutrientes para muchos peces e invertebrados. Hay que llamar la atención sobre el hecho de que National Geographic rodó un documental en estas mismas aguas con el fin de estudiar  y grabar el comportamiento de los cocodrilos americanos con tallas superiores a los 4 metros de longitud que habitan en el río y sus alrededores. Seremos testigos de una experiencia verdaderamente salvaje, la inmensidad y el poder de estos gigantes cocodrilos.  Además de cocodrilos veremos muchos tipos de aves y reptiles que nuestro guía nos irá mostrando. Podremos encontrar iguanas, perezosos, basiliscos en su entorno natural junto a más de ciento veinte especies de aves residentes  y migratorias, terrestres y costeras. ¡Hay que tener las cámaras a punto para no perderse nada!

Almuerzo en restaurante local. Después de esta experiencia y tras asegurarnos de que nadie se quedó despistado nadando en el río entre cocodrilos, tomaremos nuestro autobús para continuar ruta hacia nuestro destino final en Costa Rica: el Parque Nacional de Manuel Antonio, que visitaremos en el día de mañana, el más visitado del país. Una reserva de frondoso bosque pluvial repleto de la increíble flora y fauna costarricense. Más allá de esto, es además el único lugar donde la jungla literalmente se desboca en kilómetros de hermosas playas de arena blanca y aguas cristalinas. La pequeña localidad que da nombre al parque, Manuel Antonio, es un tranquilo pueblo con suaves olas que mueren en la blanca arena. Y cuando grandes grupos de monos descienden desde las copas de los árboles de la selva hasta la arena tropical, se puede ver más de cerca una fauna maravillosa. La  Playa Biesanz queda a tan sólo 10 minutos a pie del hotel y ofrece un área más aislada para nadar.  Alojamiento en el exclusivo Hotel Parador Resort & Spa.

Viernes, 26 de enero de 2018 – PARQUE NACIONAL MANUEL ANTONIO

Desayuno en el hotel. Hoy dedicamos la mañana a descubrir con nuestro guía el Parque Nacional Manuel Antonio que tenemos muy cerca de nuestro hotel. Comparado con algunos bosques tropicales de Costa Rica más grandes y áreas protegidas, el Parque Nacional Manuel Antonio resulta. TARDE LIBRE. Para disfrutar de las playas del entorno de Parque Nacional Manuel Antonio, de los senderos del parque, de las instalaciones de nuestro hotel, para disfrutar de la observación de la naturaleza o para realización de distintas actividades que de forma opcional se oferten al viajero. Alojamiento en el exclusivo Hotel Parador Resort & Spa.

Sábado, 27 de enero de 2018 – MANUEL ANTONIO – SARCHI – AEROPUERTO INTERNACIONAL DE SAN JOSÉ  – BOGOTÁ (COLOMBIA)

Desayuno en el hotel. A la hora indicada tomamos el autobús para nuestro traslado  hacia la capital, San José, para dirigirnos al aeropuerto ya que hoy dormiremos en Bogotá. En ruta, haremos una parada en el pintoresco pueblo de Sarchi. Reconocido como cuna de la artesanía de Costa Rica, es el hogar de las tradicionales y coloridas carretas decoradas con llamativos colores, el souvenir por excelencia de Costa Rica y el símbolo oficial de los trabajadores del país. En Sarchi se pueden comprar listas para circular (bueyes aparte) o en versiones reducidas. Pero aquí se elaboran otros objetos curiosos: muebles de madera (mecedoras plegables incluidas)  y cuero, rústicos, hechos a mano y pintados también a mano por los artesanos locales; todo tipo de menaje de madera y recuerdos grabados con los vistosos motivos que suelen decorar las carretas. Conviene mirar bien antes de comprar.

Continuamos viaje en dirección hacia el Aeropuerto Internacional de San José (Juan Santamaría). Nos asistirán para las formalidades aeroportuarias de rigor, facturación y embarque. Tomaremos el  vuelo AV691 que despega a las 16:59 hrs y que tiene previsto tomar tierra en el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá a las 20:14 hrs. ¡Continuamos nuestro PERIPLO en Colombia, con todo el encanto de Sudamérica! Recepción y asistencia en el aeropuerto a cargo de los representantes del receptivo en Colombia. País de gran diversidad paisajística, nos hallamos en su capital,  la bulliciosa Bogotá, la tercera capital más elevada del mundo. Unos cuantos miles de metros más arriba hay picos nevados, lagos de alta montaña y la singular vegetación de los páramos. Más allá de los Andes se da paso a los Llanos, una franja compartida con Venezuela de 550.000 kilómetros cuadrados de praderas tropicales.

Al salir del aeropuerto en dirección a nuestro hotel, realizaremos una breve visita panorámica por lugares de la zona norte de la capital como la Zona Rosa, la Zona T y el Parque de la 93 donde se concentran tiendas comerciales, cafés, bares, discotecas y restaurantes de alta gastronomía y donde la vida nocturna vibra intensamente. Aquí prima la diversión y la rumba; son habituales las reuniones especialmente los viernes por la tarde, al final de la jornada laboral, en la zona de entretenimiento y marcha de los colombianos en la capital. La Zona T es una calle peatonal donde hay restaurantes, cafés y joyerías de renombre.  El Parque de la 93 es un parque turístico en la zona norte de Bogotá inaugurado el 14 de junio de 1995. En la Zona T tenemos prevista la  cena en un restaurante italiano.  Alojamiento en el Hotel NH Royal La Boheme.

Domingo, 28 de enero de 2018 – BOGOTÁ

Desayuno en el hotel. A la hora indicada estaremos preparados para conocer con nuestro guía la vibrante capital colombiana. Tras haber disfrutado una primera etapa de nuestro periplo en Costa Rica visitando inspiradores paisajes de naturaleza tropical, nos disponemos a cubrir una segunda parte más cultural descubriendo Colombia. Iniciamos nuestro viaje en este país con un City Tour en Bogotá que incluirá la visita a sus más importantes museos y conocer su centro colonial del barrio de la Candelaria, con historias que nos fascinarán. Estamos a una altura ciertamente elevada. La palpitante Bogotá es una bella capital acunada entre gélidos picos andinos e impregnada de sofisticada frescura urbana. Su epicentro cultural es el empedrado centro histórico, La Candelaria. Mucho antes de la conquista española, este lugar estuvo habitado por los muiscas, uno de los pueblos indígenas precolombinos más avanzados. Gonzalo Jiménez de Quesada fundó la ciudad el 6 de agosto de 1538, con un primer nombre de Santa Fe de Bogotá. Se sustituyeron los lugares de culto indígena por las inevitables iglesias cristianas. La prosperidad de la ciudad fue truncada por los terremotos y epidemias que se expandieron por la región hasta el s. XVIII. Tras su independencia en 1821 Bogotá fue designada capital de la Gran Colombia. Desde finales del s. XIX hasta mediados del siglo XX Bogotá disfrutó de gran expansión. Iniciamos ruta visitando uno de los mercados más importantes de Bogotá, la Plaza de Mercado de Paloquemado donde veremos productos agrícolas típicos de Colombia, encontrando una amplísima variedad de frutas, hortalizas y legumbres, acompañadas de una diversidad de flores que ocupan un apartado importante de los productos de exportación colombianos. Visitaremos el Museo del Oro, el más famoso de Bogotá y uno de los más fascinantes de Sudamérica. Sepamos que hubo un tiempo en América en el que el oro no poseía valor económico, sino sagrado. Los nativos americanos creían que eran las lágrimas que escapaban del Sol cayendo sobre la tierra. Sólo con la conquista, el oro a través de la mirada occidental obtuvo un valor dinerario. Honor, poder, riqueza, un enlace con la naturaleza y sus espíritus… eso era el oro. Este fascinante museo contiene más de 55.000 piezas de oro y otros materiales de las principales culturas prehispánicas colombianas, expuestas en salas temáticas divididas en tres pisos. La primera planta se dedica al trabajo de los metales. En la segunda planta encontramos descubrimientos regionales, como imágenes híbridas de oro, figuritas precolombinas de mujeres zenú del norte y otros elementos propios de ceremonias de culto antiguo. En la tercera planta se halla la sala “La Ofrenda” que describe la utilización ritual del oro (ofrendas): el más famoso es la barca de oro conocida como “Balsa Muisca”. Conoceremos el trabajo de los metales antiguo, el contexto del oro y los metales en la organización política y religiosa de la Colombia prehispánica; nos deleitaremos con la exploración de
ón y las emigraciones desde el campo aceleraron su desarrollo. En la segunda mitad del s. XX la tranquila vida bogotana se estremeció por distintas revueltas, la más destacada la irrupción de los guerrilleros del M-19 (Movimiento del 19 de Abril) que invadieron en 1985 el Palacio de Justicia y tomaron rehenes, siendo posteriormente asesinados. Hoy en día la capital de Colombia es una de las más importantes capitales sudamericanas. Con una excelente economía en crecimiento y gracias a su pasado, se presenta como un excelente atractivo cultural y turístico para todos los amantes de la cultura y el folklore hispanoamericano. Nuestra siguiente visita es al Museo Botero, con más de 200 obras donadas por el maestro internacional Fernando Botero, visita obligada para colombianos y extranjeros. Las obras de Botero llevan impreso un original estilo figurativo neorenacentista contemporáneo, denominado por algunos como “Boterismo”. Sus creaciones son inconfundibles, por las formas redondeadas y desproporcionadas de las figuras, presentando una belleza sin igual, convirtiéndose en una de las principales manifestaciones del arte contemporáneo a nivel mundial. Sus obras se recrean en todos los temas: la política, el sexo, la violencia, la muerte, la religión, paisajes y costumbres, amor, familia, etc. Se incluyen también lienzos de Picasso, Chagall, Renoir, Monet, Pissarro y Miró y esculturas de Dalí y Max Ernst. El maestro Botero es uno de los artistas vivos colombianos más cotizados del mundo, que nació en la ciudad de Medellín el 19 de abril de 1932. Nuestra última visita museística la realizaremos al Museo Internacional de la Esmeralda. Las esmeraldas se utilizaron como gemas en el viejo continente; en América, aun antes de la conquista, los nativos americanos las usaban como elementos ornamentales de gran valor. Este museo cuenta con una colección única de piezas que yacen de las montañas de Colombia, donde estuvieron por millones de años esperando a ser descubiertas, junto con un significativo número de piedras talladas por artistas locales, en una colección que ha perdurado más de 35 años como aporte a la cultura mundial y que son majestuosamente exhibidas para poder apreciar la magia de las esmeraldas más bellas del mundo producidas en Colombia. Seguimos nuestro descubrimiento de Bogotá desplazándonos hacia el barrio colonial de Bogotá por excelencia: la Candelaria para caminar por sus calles y conocer sus historias. La Candelaria es un barrio animado y alegre, con una oferta inabarcable. Es una mezcla de casas tricentenarias exquisitamente restauradas, algunas bastante destartaladas, con otras de épocas más modernas. De las casas coloniales que hace años bordeaban la plaza solo queda la capilla del Sagrario, una pequeña catedral barroca; el resto son más recientes y de estilos arquitectónicos diferentes. Nos sorprenderán algunas calles con fachadas con estilos republicanos, Art Decó, el Bauhaus y algunos otros que en un sincretismo artístico aúnan el arte griego con la más austera arquitectura del final del s. XIX. Desde el exterior admiraremos el Teatro Colón, con una deliciosa fachada de estilo italiano; el Palacio de San Carlos, que fue residencia del revolucionario Simón Bolívar; la Plaza de Bolívar cuenta con una estatua de Simón Bolívar forjada en bronce en 1846 por el italiano Pietro Tenerani, el primer monumento público de la ciudad; la Casa de Nariño es un edificio neoclásico que actualmente es el palacio presidencial de Colombia; la Catedral Primada de estilo neoclásico se alza donde supuestamente se celebró la primera misa tras la fundación de Bogotá en 1538 y es el edificio más prominente de la plaza principal; el Capitolio Nacional, neoclásico, es sede del Congreso cuya construcción data de 1847 y con fachada del inglés Thomas Reed; el Palacio Liévano es un edificio de estilo francés hoy hogar de la alcaldía y que fue construido entre 1902 y 1905. Almuerzo en restaurante local.

Nuestro siguiente punto de destino es el flamante Cerro de Monserrate mirador natural de la ciudad, al cual ascenderemos en funicular o teleférico, según la operatividad de la administración del cerro de Monserrate. Orgulloso símbolo de Bogotá que se alza sobre 3150 metros y coronado por una iglesia blanca, visible desde casi todas las partes de la ciudad. La cima brinda amplias vistas de los 1700 kmde la capital; en días despejados se puede ver el cono simétrico del Nevado del Tolima, en el macizo volcánico del parque nacional Natural (PNN) Los Nevados en la Cordillera Central, 135 km al oeste. La Iglesia Santa Marta de la Cruz de Monserrate, en la cima, es lugar de peregrinación de miles de colombianos creyentes, debido a la imagen supuestamente milagrosa del altar de la iglesia del Señor Caído de la década de 1650. El templo ocupa el antiguo lugar de la capilla original que fue devastada por un terremoto en 1917. Así cada año gran cantidad de fieles se acercan al lugar para orar, agradecer y pedir en las catorce estaciones del Vía Crucis que se encuentran en el camino. El templo de Monserrate custodia con celo la razón por la cual muchos feligreses buscan cura para sus enfermedades y alivio a sus problemas: la escultura del Señor Caído, una obra del maestro Pedro de Lugo y Albarracín, que data del siglo XVII. Los creyentes dicen que, además de conceder milagros, a la estatua no le para de crecer el pelo y por esta razón deben cortarlo continuamente. Entre otras historias y mitos de este mágico lugar se cuenta que entre Bogotá y Monserrate el sol marca el camino exacto para descubrir El Dorado (ese legendario reino ubicado en antiguos territorios muiscas si hacemos caso a las leyendas) y que los novios que visitan el santuario del Señor Caído no logran casarse (cuidado los solteros). Al acabar nuestras excursiones, traslado y alojamiento en nuestro Hotel NH Royal La Boheme.

Lunes, 29 de enero de 2018 – BOGOTÁ – ZIPAQUIRÁ – RAQUIRA –  VILLA DE LEYVA COLONIAL

Desayuno en el hotel. Hoy tenemos una jornada especialmente intensa, con varios lugares a recorrer con nuestro guía y algunos kilómetros de autobús. Hoy dormiremos en uno de los pueblos con más encanto de Colombia. Pero antes conoceremos un lugar sorprendente… nuestra primera parada en ruta será: Zipaquirá. El mayor atractivo de esta población es una Catedral de Sal subterránea excavada en sal, que visitaremos. Una de las tres que existen en el mundo: las otras están en Polonia. Data de mediados del siglo pasado, aunque entre 1991 y 1995 se extrajeron unas 250.000 toneladas de sal para modelar definitivamente este etéreo santuario subterráneo, una de las máximas proezas arquitectónicas de Colombia. Se desciende hasta 180 m bajo tierra, pasando por 14 pequeñas capillas que representan las estaciones del Viacrucis y constituyen un triunfo tanto del simbolismo como de la minería. Algunos de los socavones que se descubren a nuestro paso son tan grandes que cabe un avión de pasajeros. La sensación que ofrece estos espacios tan amplios es impactante. El clímax del recorrido en la nave central es una gigantesca cruz (la más grande del mundo en una iglesia subterránea) que se ilumina desde la base como si fuera el propio cielo. Todo un recinto arquitectónico religioso verdaderamente espectacular, que llegó a ser escogida como una de las 7 Maravillas de Colombia. Almuerzo en restaurante local.

Nos desplazamos sin demora hacia la considerada capital colombiana de la cerámica,  Ráquira. Aquí se pueden encontrar desde vasijas, y platos hasta cuencos, juguetes y adornos navideños en cerámica. Son llamativas las fachadas de vivos colores, las tiendas de artesanía y los montones de vasijas de barro y arcilla recién horneados en la calle principal del pueblo, creando una acogedora imagen. En el entorno hay numerosos talleres donde ver el proceso de creación y decenas de tiendas de artesanía en la plaza principal. Y a 25 km de Ráquira se encuentra nuestro destino en el día de hoy, la fotogénica y colonial Villa de Leyva, un pueblo que nos parecerá anclado en un pasado ancestral y que nos dejará boquiabiertos. Fue declarado monumento nacional en 1954 y conserva todas sus calles adoquinadas y sus edificios encalados. En otro tiempo, los pueblos muisca (Boyacá) y guane (Santander) ocupaban las regiones al norte de Bogotá donde se asienta el lugar que visitamos. Fueron las historias de los muiscas, sus antiguos pobladores, sobre oro y esmeraldas lo que alimentó el mito de El Dorado. La búsqueda de la legendaria ciudad por parte de los conquistadores fomentó la creación de asentamientos españoles, entre ellos Tunja, fundada en 1539 muy cercana a Villa de Leyva. En las cercanas tierras de Santander el valeroso Simón Bolívar y su ejército se enfrentaron a la infantería española y vencieron en las decisivas batallas de Pantano de Vargas y Puente de Boyacá. La belleza y el clima suave y seco de Villa de Leyva representan un reclamo para el incansable viajero. Fue fundada en 1572 por Hernán Suárez de Villalobos, que le dio el nombre de su superior, Andrés Díaz Venero de Leyva, primer presidente de la Real Audiencia de Nueva Granada. Villa Leyva fue en un tiempo lugar de retiro para oficiales del ejército, religiosos y nobles. Aquí se filmó en 2007 la telenovela Zorro: La España y la Rosa. Pasearemos por sus callejones adoquinados, escuchando el sonido de sus campanas y disfrutaremos de un ritmo lento y sosegado, como antaño. Merece la pena deleitarse con la contemplación de algunas mansiones coloniales meticulosamente restauradas junto a la plaza, como la Casa de Juan de Castellanos, la Casona La Guaca y la Casa Quintero, que albergan pintorescos cafés y establecimientos. Y lo más sobresaliente en Villa de Leyva es  su Plaza Mayor.  Con sus 120 x 120 metros, es una de las plazas más grandes de América,  pavimentada con enormes adoquines y rodeada de bonitas estructuras coloniales. También encontraremos una sencilla iglesia parroquial. Una pequeña fuente mudéjar sita en la plaza suministró agua a los habitantes del pueblo durante al menos cuatro décadas. Diferente a la tradición de nombrar la plaza principal con el sobrenombre de algún héroe histórico, la población ha llamado de siempre a la misma plaza Mayor. Para descansar de un día fatigoso nos hospedaremos en la Hospedería y Centro de Convenciones Duruelo, conjunto arquitectónico que evoca las casas conjuntas a los viejos monasterios, donde los peregrinos pasaban para descansar y recibir asistencia espiritual de los monjes. Alojamiento en la Hospedería y Centro de Convenciones Duruelo.

Martes, 30 de enero de 2018 – VILLA DE LEYVA – BOGOTÁ – CARTAGENA DE INDIAS (vuelo)

Desayuno en el hotel. A la hora indicada tomaremos nuestro autobús para continuar las visitas por los alrededores de Villa de Leyva. A última hora de la tarde tenemos previsto tomar un vuelo hacia Cartagena de Indias desde la capital del país, Bogotá. Y comenzamos las visitas en el Monasterio de Santo Ecce Homo, fundado por los dominicos en 1620, una gran construcción en piedra y adobe con un patio encantador. Los suelos pavimentados con piedras procedentes de la región contienen amonites y otros fósiles; también,  si nos fijamos encontraremos maíz y flores petrificadas. Está Declarado Monumento Nacional en 1996 y la construcción es de estilo colonial. El retablo principal que encontramos en la capilla es dorado y con una pequeña imagen de un Ecce Homo que da nombre al convento. Atención a los detalles fascinantes del techo, como el crucifijo de la sala capitular que muestra a Cristo vivo, toda una rareza en Sudamérica, con los ojos abiertos. Los Frailes Dominicos, fundadores, fueron los primeros evangelizadores de América y desde este lugar se organizó la atención evangelizadora del centro del país a través de doctrinas y encomiendas. El Monasterio consiguió integrar el aporte español con elementos culturales nativos, como cabe deducir del retablo del Altar Mayor. Continuamos visitando el cercano Museo El Fósil de Villa de Leyva, que muestra los vestigios de un reptil marino llamado kronosaurus boyacensis hampe de hace 120 millones de años, el espécimen más completo del mundo de este reptil marino prehistórico. Corresponde a una cría que medía 12 m, pero la cola no se conservó, quedando sus dimensiones en 7 m. Se encuentra en el lugar exacto donde fue descubierto en 1977. Conviene saber que Villa de Leyva es famosa por la abundancia de fósiles del Cretácico y el Mesozoico, cuando esta región estaba sumergida bajo las aguas. Si se mira con atención, se observará que muchos fósiles se han usado como materiales de construcción en suelos y paredes en toda la región. Nos asomaremos a conocer la considerada la cerámica más grande del mundo, se trata de la Casa Terracota,  una estructura de color ladrillo que el arquitecto Octavio Mendoza cocinó al igual que los alfareros reproducen vasijas, ollas y otros objetos decorativos. Un proyecto de construcción, en palabras de su creador, que “convierte la tierra en arquitectura habitable”. Intriga lo poco convencional de sus formas, colores y texturas, así como por su volumen y sus áreas construidas.  En ella se funde la arquitectura y el diseño con la intención de promover un estilo de vida alternativo y armónico para el individuo y la comunidad. Almuerzo en restaurante local.

Nos pondremos en marcha hacia el aeropuerto de Bogotá para tomar el vuelo hacia nuestro destino final en Colombia, Cartagena. En ruta haremos una parada para conocer la historia del Puente de Boyacá, que visitaremos, uno de los campos de batalla más importantes de la historia moderna del país y Patrimonio Cultural Histórico de Colombia. Contra todo pronóstico, el ejército de Simón Bolívar derrotó a las tropas españolas dirigidas por el general José María Barreiro, con lo que Colombia consiguió su independencia. El puente de Boyacá, que da nombre al campo de batalla y por el que cruzaron las tropas de Bolívar no es más que un pequeño y sencillo puente reconstruido en 1939. Otros atractivos turísticos del parador en el entorno son el monumento a Bolívar, el Obelisco de la Libertad, el arco del triunfo grabado con la letra del Himno Nacional y el edificio circular. Continuación hacia el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá, y a la llegada realizaremos las habituales formalidades relacionadas con la facturación y la obtención de billetes aéreos para el grupo. El vuelo AV8552  despega a las 20:20 hrs con aterrizaje previsto en el Aeropuerto Internacional Rafael Núñez de Cartagena de Indias a las 21:52 hrs.  Allí nos esperará un representante de la agencia en Cartagena  para ocuparse de nuestras maletas y del traslado al hotel, ya que llegaremos algo tarde y hemos de recuperar fuerzas para conocer a partir del día de mañana Cartagena en todo su esplendor. Alojamiento en el Movich Hotel Cartagena de Indias.

Miércoles, 31 de enero de 2018 – CARTAGENA DE INDIAS

Desayuno en el hotel. ¡Despertamos en un lugar exquisito, despertamos en Cartagena de Indias!Las manecillas del reloj de la Puerta del Reloj parecen retroceder 400 años al entrar en el casco antiguo amurallado de Cartagena, rodeado por un tramo de 11 km de muros coloniales con varios siglos de la antigüedad, y Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO, desde noviembre de 1984. Veremos que pasear por sus calles es adentrarse en una novela de Gabriel García Márquez. Las buganvillas sobresalen de los balcones de tonos pastel que hallaremos a nuestro paso y las calles de Cartagena son un hervidero de puestos de comida, bonitas plazas, mansiones espléndidas (construidas por españoles) y como no, también iglesias. Una ciudad viva y laboriosa con un aspecto similar parecido al que tenía hace varios siglos. Cartagena es la joya de la corona en todo el área caribeña de Colombia, con magia y belleza sin igual en el país, rebosante de leyendas. Cartagena rivaliza con Ouro Preto en Brasil y Cuzco en Perú como destino colonial más fascinante y mejor conservado de Sudamérica, y lo cierto es que atrapa al visitante negándose a dejarlo partir. Un breve apunte histórico sobre Cartagena, para situarnos. Fue fundada en 1533 por Pedro de Heredia, prosperando rápidamente. En poco tiempo la ciudad fue principal puerto español de la costa caribeña y almacén de tesoros expoliados a transportar hacia España, atractivo objetivo para todo tipo de bucaneros y saqueadores que operaban por el Caribe. Sólo en el s. XVI Cartagena fue sitiada por piratas en cinco ocasiones. El más duro fue el asedio liderado por Francis Drake, que demostró cierta “clemencia” al no arrasar la ciudad a cambio de un suculento botín que llevó de regreso a Gran Bretaña. Los españoles tuvieron que construir fuertes en toda la ciudad; el simpar y genial oficial español Blas de Lezo, sin un brazo, sin una pierna y tuerto, capitaneó la defensa con excelencia. Durante la época colonial Cartagena fue el más importante bastión del imperio español de ultramar e influyó considerablemente en la historia de Colombia. A comienzos de 1810 fue una de las primeras ciudades en proclamar su independencia de España. Los españoles tras un duro asedio reconquistaron la ciudad en 1815. En agosto de 1819 las tropas de Simón Bolívar derrotaron a los conquistadores españoles, pero Cartagena tuvo que esperar hasta octubre de 1821 para ser liberada por vía marítima. Fue Bolívar quien otorgó a Cartagena el merecido nombre de “La Heroica”. Cartagena es un importante centro de comercio y transporte en la actualidad, con gran pujanza.

Comenzamos las visitas con nuestro guía en Cartagena de Indias con un recorrido por el sector turístico de Bocagrande. Esta península se halla al sur de la ciudad, la Miami Beach de Cartagena, donde los vecinos más modernos, vestidos a la moda, toman café en cafeterías de diseño, cenan en buenos restaurantes y viven en apartamentos de lujo que se encuentran por doquier. Es un lugar donde también se encuentran grandes hoteles pegados a la playa llenos de turistas en busca de sol en estas fechas de temporada alta. Castillogrande es la zona turística por excelencia de Cartagena de Indias. Bordearemos la Bahía; está rodeada de playas a ambos lados y tiene forma de “L” alargada por lo que las playas son bastante extensas. El Club Naval se encuentra en la punta de Castillogrande rodeado por la bahía de Cartagena y el mar Caribe, con una interesante oferta de eventos, deportes y otras actividades recreativas. Las instalaciones de Infantería de Marina de Cartagena se encuentran en las proximidades, así como la Base Naval. Recorreremos los barrios de Manga y Pie de la Popa, por la Avenida Don Pedro de Heredia hasta el Monumento de los Zapatos Viejos, un homenaje a uno de los más grandes poetas de la ciudad, Luis Carlos López y a su obra más popular, “A mi Ciudad Nativa”. Este curioso monumento, basado en unos zapatos de gran tamaño, también es conocido como Las Botas Viejas; está localizado en la parte trasera del castillo san Felipe, obra de Tito Lombana. Desde el Castillo de San Felipe, se observa en lo alto el Convento de la Popa, que se levanta sobre una colina de 150 m, con vistas extraordinarias de la ciudad, el punto más alto de Cartagena de Indias. No podremos visitarlo ya que nuestro autobús no puede subir por restricciones de tráfico debido a la erosión del lugar donde está enclavado aunque os recomendamos su visita en el tiempo libre o en el día de mañana que es día libre. Allí se encuentra la Capilla de la Virgen de la Candelaria, patrona de la ciudad, así como un patio lleno de flores y una escalofriante estatua del padre Alonso García de Paredes, atravesado por una lanza, que murió junto a cinco soldados españoles. Fue fundado por los padres agustinos en 1607. El nombre del convento se debe a las similitudes de la colina con la popa de un barco, siendo su nombre auténtico Nuestra Señora de la Candelaria. Inicialmente no era más que una pequeña  capilla de madera, que fue reemplazada por una construcción más sólida cuando la colina se fortificó dos siglos más tarde, antes del asedio de Pablo Morillo. Muy cerca tenemos la imponente fortaleza del Castillo de San Felipe de Barajas y sus impresionantes túneles. Es considerada la obra de ingeniería militar española más imponente jamás construida por los españoles en todas sus colonias, y por supuesto la más destacada de América. Domina un sector completo de todo el paisaje urbano de Cartagena y es digna de ser visitada. El fuerte original se levantó en 1630 y era algo pequeño. Su construcción principal comenzó en 1657 en la cima de la colina de San Lázaro, de 40 m de altura. En 1762 fue ampliada la construcción y toda la colina acabo cubierta por este poderoso bastión, realmente inexpugnable. De hecho nunca fue conquistado pese a los numerosos intentos de asalto. Un complejo sistema de túneles conectaba puntos estratégicos de la fortaleza para la distribución de provisiones y facilitar una eventual evacuación.  Permitía la escucha de cualquier movimiento de los enemigos y facilitaba la comunicación en su interior. Sus murallas son todo un libro de historia viva de Cartagena. Finalizamos nuestro recorrido en el centro comercial las Bóvedas situado dentro del sector amurallado en los fuertes de Santa Clara y Santa Catalina. Almuerzo en restaurante local.

Cartagena es pura historia de piratas y de eventos militares. En esto me recuerda a mi querida y añorada ciudad natal de Cartagena en España, su hermana espiritual, testigo de importantes batallas y conflictos. En el paseo de esta tarde, caminando descubriremos las fusiones de razas y culturas: africana, indígena, europea…. todo un museo viviente. El color salpica cada esquina, los balcones rebosan de flores, la belleza se despliega en todo su esplendor en el Casco Antiguo de Cartagena, que comprende los barrios históricos de El Centro y San Diego. Está rodeado por las murallas, gruesos muros levantados para proteger a Cartagena del ataque enemigo, que se construyeron a finales del s.XVI tras el ataque de Francis Drake. En el recinto amurallado abundan iglesias coloniales hermosamente conservadas, monasterios, plazas, palacios, mansiones y patios umbrosos. Atención, dependiendo el tiempo disponible podremos entrar en algunos monumentos, en otros no. Al caminar por las calles, callejones y plazas encontraremos muchos rincones interesantes. Nuestro guía nos deleitará con todo tipo de mitos y leyendas, historias de Cartagena desde la antigüedad hasta el presente, nos informará sobre los sistemas de construcción de los españoles y conoceremos los sectores de gente adinerada o el de personas con menos recursos. La Puerta del reloj, símbolo de Cartagena, se encuentra en la Plaza de los Coches. Originalmente se llamó Boca del Puente y era entrada principal a la ciudad interior, desde Getsemaní por un puente levadizo sobre el foso. Los laterales de la puerta, actualmente pasarelas abiertas al público servían antaño de capilla y arsenal. La torre de estilo republicano, con un reloj de cuatro lados, fue añadida en 1888. La Plaza de los Coches también conocida como plaza de la Yerba hacía las veces de mercado de esclavos. Está rodeada de edificios antiguos con balcones y arcos coloniales en su planta baja. En la zona de soportales está el Portal de los Dulces, flanqueada por puestos de pastelería que venden dulces regionales; en el centro, la estatua del fundador de la ciudad, Pedro de Heredia. Muy cerca se encuentra La Catedral de Cartagena de aspecto semejante a un fuerte, cuyas obras comenzaron en 1575; entre 1912 y 1923 el primer arzobispo de Cartagena cubrió el templo de estuco y lo pintó para que pareciera de mármol y encargó la cúpula de la torre. Iglesias no faltan en Cartagena; una de las más importantes y la más antigua de la ciudad es la Iglesia de Santo Domingo, original de 1539, pero reconstruida en 1552. Sus constructores la dotaron de una nave central y la cubrieron con una techumbre pesada, hasta el punto que la bóveda llegó a agrietarse y tuvieron que añadir contrafuertes en los muros y evitar el derrumbe. Los constructores también tuvieron problemas con el campanario, claramente torcido. La Plaza de Bolívar antes llamada de la Inquisición está rodeada de los edificios coloniales abalconados más elegantes de la ciudad; una de las plazas más atractivas de la ciudad. La estatua de Simón Bolívar se alza en el centro. En la Plaza San Pedro Claver se alza una impresionante iglesia del mismo nombre que también es Convento Convento e Iglesia de San Pedro Claver. Fundado por los jesuitas en la primera mitad del s. XVII. Su denominación se debe al monje español Pedro Claver que vivió y murió entre estos muros, conocido como “apóstol de los negros” o “esclavo de los esclavos”; dedicó toda su vida a cuidar de cautivos llegados de África. En 1888 se convirtió en la primera persona canonizada del Nuevo Mundo. El convento es un edificio monumental de tres plantas que rodea un patio arbolado. El Palacio de la Inquisición, que contemplaremos sólo exteriormente, es uno de los edificios más notables de la ciudad, que en el pasado acogió a la sangrienta Inquisición; buen ejemplo de arquitectura tardía colonial. Es notable por su entrada barroca de piedra con el escudo de armas español en la parte superior y balcones en su fachada. En un muro lateral hay una pequeña ventana con una cruz encima, donde se denunciaban a los herejes por delitos como magia, brujería y blasfemia. Unas 800 personas fueron condenadas a muerte y ejecutadas; la Inquisición no juzgaba a los indígenas. Al finalizar nuestras visitas podemos continuar por nuestra cuenta recorriendo la ciudad o bien dirigirnos a nuestro céntrico hotel para disfrutar de sus instalaciones y relajarnos allí. Alojamiento en el Movich Hotel Cartagena de Indias.

Jueves, 1 de febrero de 2018 – CARTAGENA DE INDIAS: DÍA LIBRE – EXCURSIÓN (OPCIONAL) A LAS ISLAS DEL ROSARIO

Desayuno en el hotel. Hoy podremos aprovechar el tiempo y disfrutar de Cartagena a nuestro antojo. Tenemos un buen conocimiento de “La Heroica” y podremos organizar muy bien nuevas visitas o dedicar el tiempo a las compras. En el Casco antiguo podemos seguir visitando algunas de las múltiples iglesias o monumentos que allí se encuentran ayudados de algún plano que podemos pedir en el hotel, o seguir callejeando. Lo mejor es caminar tranquilamente y sin rumbo fijo, reparando en los rasgos arquitectónicos de los edificios y la vida palpitante en sus calles y en los puestos de comida; nos tropezaremos con lugares interesantes. Cartagena ofrece numerosos museos que merece la pena conocer, como el del Palacio de la Inquisición, el Museo de Oro Zenú (una versión en miniatura del Museo de Oro de Bogotá que ya conocemos), el Museo de Arte Moderno o el Museo Naval del Caribe. Aquellos viajeros que lo deseen podrán acercarse a las bonitas playas cercanas de Bocagrande. Y si quieres algo especial, siendo una excursión muy apreciada, puedes dedicar el día a conocer las Islas del Rosario (se ofertan tours todos los días).

Alojamiento en el Movich Hotel Cartagena de Indias.

Viernes, 2 de febrero de 2018 – CARTAGENA DE INDIAS – BOGOTÁ (vuelo) -MADRID (vuelo)

Desayuno en el hotel. Nos vamos despidiendo de esta maravillosa ciudad y también de Colombia. Seguramente nos llevaremos a España una imagen bien diferente de lo que imaginábamos. A la hora determinada traslado al aeropuerto para tomar nuestro vuelo hacia Bogotá. Trámites de aduana, facturación y embarque. La hora de nuestro vuelo AV9515 de la Cía Aérea Avianca es a las 11:30 hrs con llegada al aeropuerto de Bogotá a las 13:00 hrs. Enlazaremos con el vuelo AV026 Bogotá-Madrid de la misma compañía con hora prevista de despegue a las 14:25 hrs.

Sábado, 3 de febrero de 2018 – MADRID

Llegada prevista de aterrizaje de nuestro vuelo en el Aeropuerto Madrid Barajas, a las 06:05 hrs. (hora española) Recogida de equipajes y … fin del viaje y de nuestros servicios.

 

DESCARGA EL PROGRAMA COMPLETO

SOLICITA INFORMACIÓN AHORA