Apulia (Puglia, en italiano) la región que forma el tacón de la bota italiana, es uno de los rincones más desconocidos de Italia. Pura esencia mediterránea, se encuentra bordeada por 800 km de larga costa que alterna precipicios de arenisca con extensas playas de arena bañadas por las aguas color verde esmeralda de mares Adriático y Jónico.

También conocida como mezzogiorno (mediodía), las villas de la Puglia transmiten una belleza poética con sus ejemplos de arte medieval y barroco, sus paisajes increíbles y una singular atmosfera provocada por una vida que pasa despacio, que se detiene en cada momento para apreciar la belleza del instante. A lo largo de su litoral descubriremos un microcosmos colmado de singularidades y, sobre todo, de autenticidad, con las huellas que han ido dejando normandos, españoles, turcos, suevos o griegos.

Durante nuestro circuito tendremos oportunidad de visitar Bari, la capital, y punto de partida de nuestro recorrido, una ciudad que recuerda a Nápoles o Palermo (aunque más limpia) por ese aire decadente de sus callejas de trazado medieval. Destaca la basílica de San Nicolás, que alberga las reliquias de este peregrino del siglo IV sobre el que se levantó el mito de Papá Noel. El Castel del Monte, una fortaleza mágica, obra maestra de la arquitectura medieval, y uno de los símbolos de Puglia, levantada por Federico II de Suabia o Trani, cuya blanca y monumental catedral del siglo XI se yergue sobre el mar.

Por su parte, Monipoli, que fuera uno de los puertos más importantes de las Cruzadas, ha sabido conservar su espíritu marinero, entre barcas pinta­das de azul y redes hechas a mano que los pescadores lanzan al Adriático y su abigarrado y encalado caserío, sus murallas y su castillo. Muy cerca, y casi en línea recta, se encuentra Polignano a Mare el precioso pueblo de pescadores que parece tallado en un acantilado y con una heladería donde dicen que se elaboran los mejores helados de toda Italia.

Llegaremos al VALLE DE ITRIA, con sus suaves ondulaciones salpicadas de viñas. Es la Apulia blanca, la de las casas encaladas, cegadora como un manto de nieve que brilla al sol. Aquí encontraremos dos de los pueblos más bellos de la región, Locorotondo, encaramado a una colina, de estructura circular, parece la quilla de una embarcación que surca el firmamento. Es famoso por sus iglesias, sus vinos blancos, y las cummerse, esas características casas rectangulares con tejados puntiagudos. El otro es el elegante Martina Franca, un conjunto de callejuelas, patios y plazas floridas adornado de palacios, templos históricos, encantadores hoteles y cafés donde podremos probar los bocconotti, esos típicos dulces rellenos de nata y guindas. Y muy cerca se encuentra Alberobello, el pueblo más icónico de Puglia por sus trulli, esas antiguas edificaciones, únicas en el mundo, con techos cónicos que se construían con piedra seca, sin mortero ni argamasa, para que sus propietarios pudieran desmantelarlas en poco tiempo, y así evitar pagar los impuestos establecidos por el reino de Nápoles.

Otro de los lugares importantes del valle es Ostuni, apabullante laberinto de callejuelas encaladas y torres fortificadas de estilo barroco, entre olivares, que parecería una aldea del norte de África, y donde la rutina pugliese llena de color estos espacios impolutos. Considerada una de las principales ciudades monumentales de la Puglia, dicen que fue fundada durante la mítica guerra de Troya con el nombre de Sybar.

Y llega el momento de disfrutar de una de las zonas más deslumbrantes de Puglia, el SALENTO, un destino que reúne paisajes salvajes, la herencia arqueológica de griegos, romanos y sarracenos, tradiciones culinarias y bailes ancestrales. Aquí visitaremos Lecce, una de las ciudades más fascinantes de Italia, un auténtico delirio barroco conocido como la Florencia del sur, cuyo centro se encuentra plagado de iglesias, palazzos y majestuosas plazas, que se alzan sobre sus empedrados; además, también cuenta con un teatro y un antifiteatro romanos.

No nos perderemos otras pequeñas joyas como Gallipolli, una pequeña isla amurallada unida a la parte moderna por un puente, que encierra en su interior un monumental casco histórico; tampoco Otranto, conocida como la ciudad de los mártires por los 800 hombres que fueron decapitados en 1480 por los turcos, por rechazar convertirse al islam. Sus huesos se conservan en una capilla de la catedral de Santa Maria Annunziata, construida por los normandos en el siglo XI, y famosa también por un formidable suelo de mosaico que ocupa toda la nave central y representa el árbol de la vida. También destaca su Castillo Aragonese (en el siglo XIII Otranto fue anexionada a la corona de Aragón)  mirando hacia el mar, y las callejuelas de su centro histórico.

Haremos una incursión en la región de BASILICATA, cuya singular ubicación la aisló del resto del país, lo que ha permitido que sus rituales y tradiciones ancestrales hayan permanecido casi intactas hasta hoy. Aquí visitaremos Matera, donde además de su gran riqueza arqueológica, disfrutaremos de sus originales calles, con las sorprendentes Sassi, una densa red de cavernas, excavadas en la roca de toba. En este lugar Mel Gibson rodó parte de la película La Pasión de Cristo.

FECHA Día CIRCUITO
viernes, 19 de abril de 2024 1 Alicante (*) – Bari
sábado, 20 de abril de 2024 2 Bari – Martina Franca – Locorotondo – Alberobello – Bari
domingo, 21 de abril de 2024 3 Bari – Castel del Monte – Trani – Barletta – Bari
lunes, 22 de abril de 2024 4 Bari – Ostuni – Monopoly – Polignano a Mar – Matera
martes, 23 de abril de 2024 5 Matera – Altamura – Matera
miércoles, 24 de abril de 2024 6 Matera – Manduria – Lecce
jueves, 25 de abril de 2024 7 Lecce – Otranto – Castro – Gallipoli – Lecce
viernes, 26 de abril de 2024 8 Lecce – Bari – Alicante

PRECIO POR PERSONA en hab. doble (incluye tasas aéreas)
2.250,00 eur
Suplemento habitación individual 450,00 eur